Sientes que llegó tu Despertar Espiritual?

despertar espiritual, senrtirse solo, incomprendido, a vibrar alto
Compartir

Dejé de escribir, de grabar videos, me desaparecí por un tiempo de mis redes sociales, de mi mundo cibernético porque no sentía que tuviera nada que contar, nada que realmente valiera la pena o me interesara compartir. Por dentro he cambiado mucho y lo que antes me fluía de manera natural, hoy me resulta vacío, forzado, ya no es un reflejo de quien soy hoy. Por lo mismo, ya no lo hago, resultado: ya no me expongo tanto. Mi divorcié de mi celular y aunque me siento muy bien con eso, me ha tomado tiempo acostumbrarme a ver, sentir y experimentar la vida de manera distinta. ¡Me encanta! ¡Qué paz!

“La costumbre es cabrona y cómodamente incómoda”.

Creo que en muchas ocasiones no nos damos el tiempo suficiente para asimilar nuestros cambios y esto nos impide ser congruentes. ¡Qué palabra! ¡congruencia! Sí, verdaderos, honestos, simples, diferentes. He aprendido a respetarlo todo y a entender que no existe nada “bueno ni malo”, que todos nuestros procesos son perfectos, suceden por una razón y encierran aprendizajes. Sin embargo, hoy me encuentro muy lejos de sentirme cómodo haciendo cosas solo por conseguir el reconocimiento o la aceptación de personas que ni conozco, con las que no comparto nada en común y a las que evidentemente no les intereso. Desde hace tiempo mi lema para todo se ha vuelto “calidad, no cantidad”.

Les decía que no sentía tener nada relevante que compartir, y es curioso porque llevo dos años estudiando, involucrado en lo que más me apasiona: la vida y sus significados, sus misterios, sus orígenes, los caminos que nos llevan a conectar con ella y nos hacen descubrir un nuevo sentido mucho más profundo de nosotros mismos y de todo lo que nos rodea. Hay quien a esto le llama “despertar espiritual”. Yo solo lo llamo “despertar” porque todo en esta vida es espiritual. El espíritu es energía y todo cuanto existe es energía. Pero hay dos cosas que a la mayoría nos suceden cuando sentimos comenzamos a profundizar en nuestro trabajo interior:

1 – Mientras más descubres te das cuenta que menos sabes.

2 – Mientras más te cuestionas, comienzas a identificarte menos con la mayoría de la gente que te rodea.

¿Se han llegado a sentir vacíos?

Yo sí he experimentado ese hueco en el alma, (porque no es una sensación física) que ni el amor de pareja ni el dinero ni nada material logra llenar y que nos hace perder entusiasmo y pasión por las cosas.

Muchos estarán pensando que lo que se necesita es amor propio. Pero ¿cómo amarnos cuando ni siquiera sabemos lo que realmente somos, de dónde venimos y cuál es el sentido de nuestra existencia, de estar aquí?

despertar-espiritual-sentirse-solo-incomprendido-a-vibrar-alto

Cuando desconocemos esto resulta muy difícil amarnos de verdad. Quizás podamos estar contentos o molestos con lo que vemos en el espejo y creamos que simplemente somos eso, pero no. Nos llegamos a sentir vacíos cuando nos quedamos atrapados en lo que perciben nuestros sentidos, en la superficie, en lo que tan solo podemos ver, tocar, oler, probar y sentir por encimita.

Sin duda, uno aprende realmente a quererse cuando se descubre a través de su espiritualidad, cuando se vuelve consciente de su trabajo diario por vivir mejor, por alinearse con los principios de la naturaleza, cuando conocemos nuestra biología y entonces descubrimos lo que nos hace bien y lo procuramos para demostrarnos cuánto nos queremos y nos importamos. La magia sucede cuando al ir encontrando tu propio equilibrio y paz interior comienzas a conectar con la vida de manera distinta.

Entonces comprendes que nunca estás solo, las sincronicidades, las señales se vuelven parte de tu día a día y compruebas que “eres uno con la vida”.

Esto nos llena de paz, de una sensación que no conocíamos antes y se vuelve nuestro nuevo significado de felicidad. ¿Ahora entiendes porqué hay tanta gente que aparentemente lo tiene todo y se sienta vacía, insatisfecha, incompleta? Porque nos somos tan solo un cuerpo físico, antes que eso somos alma y espíritu. De hecho, estos dos son quienes crearon nuestro cuerpo físico para poder expresarse en esta tercera dimensión llamada tierra. Y cuando olvidamos lo que realmente somos y de dónde venimos, inevitablemente nos sentimos perdidos, desconectados.

Somos “cebollas cósmicas”, lo que vemos por fuera es tan solo la cáscara.

Si te sientes incomplet@… ¡despierta! Eres mucho más de lo que imaginabas. Eres energía conectada con todo, eres ilimitad@. Escucha a tu corazón y comienza a experimentar esa libertad que muchos hemos buscado en los lugares menos indicados.

Te sentirás complet@ cuando aprendas a acallar la mente y a ver, escuchar, probar y sentir desde el corazón. Ya es tiempo de descubrir y vivir nuestra versión 2.0

P.D

Comencemos a pelarnos cual cebollas.

¿Te sientes identificad@ con este texto? Me encantaría leer un poco de ti.

Nos leemos en la próxima para seguir reconectando por aquí.
Salvador.

Instagram

Podcast

Talleres y Retiros Wellness


Compartir

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">html</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

× ¿En qué te puedo ayudar?