¿Cuánto llegamos a perder por querer ganar? Lo que provoca el estrés. Lee esto:

1233
edificios, n.y, estudiante, mochila

El estrés nos hace perder la alegría y la paz. ¿Será que tiramos ko mejor a la basura con tal de conseguir algo que quizás no nos corresponde? Cuando no sabemos poner prioridades en nuestra vida, cuando dejamos de valorar nuestra calma, lo de adentro, nuestros respiros profundos, nuestra risa, nuestros momentos más simples y nuestros deliciosos silencios, nos pedemos, nos desconectamos de nosotros mismos y nos volvemos títeres del estrés.
Nos convertimos en nuestra propia mentira, en una versión falsa de nuestra felicidad.
Somos todos artistas, tenemos todos un talento distinto que nos eleva, nos libera, nos conecta con la vida a través de nuestras emociones más sutiles y puras. Qué triste es olvidarlo, dejarlo a un lado, cambiarlo por un sin fin de obligaciones con tal de satisfacer un océano de necesidades falsas.
Me duele perderme de mi, de mis sueños, de mis más enormes momentos de sol, de inspiración.  Es fácil caer en las garras del estrés. Afortunadamente el dolor que se siente en el pecho nos alerta y nos hace recapacitar.
Soy así y así quiero seguir siendo.

No me importaría llegar a ser un perdedor para el mundo, lo que no me perdonaría sería perderme a mi mismo.

 

salvador nunez, gato, perro, gay, mascotas, perro y gato

 

@SalvadorNop

Facebook Page

Youtube

MOOVZ   La nueva Red Social para la Comunidad Gay.

19 COMENTARIOS

  1. -«No me importaría llegar a ser un perdedor para el mundo, lo que no me perdonaría sería perderme a mi mismo»-.

    ¡¡Por esto es que te amo tanto Salvador Nuñez!!

    ¡Cuando se está seguro de QUIÉN se ES y de lo QUE se ES, no hay que andarle demostrando NADA a NADIE! ¡Mucho menos explicaciones, como bien reza el dicho, las personas a quienes les importas, las personas a quienes amas y te aman en retribución, no lo necesitan; ellos ya te conocen y te AMAN por lo que eres y por quien eres. Lo único es que a veces nos esforzamos tanto en que esto que somos y quien somos, lo sepa una persona en particular a la que no le importa nada de nosotros. Es porque no nos conoce. Y si se abriera a conocernos, seguro también nos amaría!! jajajaja La pregunta más bien es cuántos frentazos estamos dispuestos a soportar, para darnos cuenta que estamos esperando encontrar una puerta donde no la hay…

    Eso ya es cuestión nuestra, el dejar la necedad y observar y mirar, no desde el corazón, sino objetivamente (aunque sea prácticamente como una misión imposible) ver analíticamente si seguir ahí nos conviene y si el riesgo vale más que los frentazos, bueno, pues…¡Volémonos la barda!! jjejejejeje ¡Te mando Besos Salvador!!

  2. ”No me importaría llegar a ser un perdedor para el mundo, lo que no me perdonaría sería perderme a mi mismo”

    lo mejor del dia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here