¿Cambio de Cuerpo o Cambio de Hábitos con la Pandemia?

0
631
salvador nunez, salvador al natural. tones, pandemia, bienestar, hombres treintones, hombres cuarentones, cincuentones

La pandemia ha generado muchos cambios en nuestra forma de vivir y ojalá lo haga también en nuestra forma de pensar, de percibir la vida, valorarla e interactuar con ella. Mucha gente pone su atención solo en el exterior, cuando lo que generan estos eventos globales son cambios en la energía y la conciencia humana, pero para hablar de estos temas tenemos el blog avibraralto.com

Hoy quiero platicar sobre los cambios físicos que hemos tenido muchos a raíz de la pandemia…

Cerraron los gimnasios, mucha gente está trabajando desde casa y no tenemos el mismo movimiento ni actividades que solíamos en las calles, me refiero al desgaste calórico.

¿Qué hacer ante esto? ¿Empezar a subir de peso o «Cambiar de Hábitos»?

He visto en redes sociales a muchísima gente presumiendo haber subido 10 kilos, presumiendo estar comiendo todo el día comida chatarra…

¿En serio creen que es algo que presumir? Evidentemente ellos lo piensan así, pero yo te hago otra propuesta y te explico el por qué de esta.

1 – La obesidad y el sobrepeso son enfermedades, son la «pandemia» más fuerte en el mundo y la que detona la diabetes tipo 2, hipertensión y hasta diferentes tipos de cáncer. La cantidad de azúcar que se consume hoy en día es alarmante. Hoy un niño a los 8 años ha consumido más azúcar que la que consumió su abuelo en toda su vida. El azúcar está en todos los alimentos procesados, incluso en los que ni siquiera imaginas. En las salsas, aderezos, en lo enlatado, en la comida salada.

2 – La comida no solo nutre tu cuerpo físico, al ser energía también nutre tu cuerpo energético y te hace vibrar en diferentes frecuencias. Por lo que está directamente ligada a tu calidad de vida, tus experiencias, situaciones y la gente que te rodea. «Lo similar atrae siempre lo similar».

3 – La comida chatarra, comida rápida, todo lo industrializado carece de nutrientes y solo intoxica, hincha, enferma al cuerpo debido a la cantidad de químicos, conservadores, colorantes que posee.

4 – El sedentarismo también enferma. Pensémoslo así: «Más del 70% de nuestro cuerpo es agua» Y todos sabemos que «Lo que se estanca se pudre». La energía debe circular. Si no tenemos una actividad física diaria de mínimo 30 min. empezaremos a manifestar un desequilibrio que terminará en enfermedad.

5 – El nivel de consciencia de la mayoría de la gente es muy bajo, si supieran lo que se están provocando a sí mismos, actuarían de manera completamente distinta. Pero esto no es pretexto. «En la Era de la información, la ignorancia es opcional». Y quien presuma de tener alta autoestima y se quiera a sí mismo, no puede abandonarse ni convertirse en víctima de sus propias debilidades.

6 – Cuando algo cambia, nos vemos obligados a adaptarnos a los cambios, a encontrar la forma de seguir haciendo lo que sabemos nos genera un bien. Crear nuevos tiempos y espacios para hacer ejercicio es indispensable.

7 – Todo mundo dice que la vida no volverá a ser la misma y que empezaremos a vivir una nueva normalidad. Mi pregunta es ¿a qué se refieren con esto? ¿Están asumiendo que la vida no será mejor a la que teníamos? Si la «normalidad» que vivíamos ya no funcionaba y debido a eso es que todo colapsó, entonces ¿no será lo más lógico reflexionar y empezar a actuar distinto para que las cosas empiecen a ser mejores? ¿O seguiremos buscando culpables sin responsabilizarnos de nuestras acciones diarias?

Redefinir nuestras prioridades

Si estamos conscientes de que la salud es lo más valioso que tenemos porque sin ella no tenemos nada, lo más inteligente es que se convierta en prioridad para todos. Cambiar nuestros hábitos alimentarios es imperante. Desintoxicarnos, aprender a nutrirnos, volvernos selectivos con todo lo que compramos para comer. » Nuestro alimento debe ser nuestra medicina». Debemos adquirir la cultura de la prevención para no vivir trabajando para pagar medicinas, doctores y hospitalizaciones. Apegarnos a lo natural siempre nos mantendrá en equilibrio.

Y dentro de todos los cambios que estamos experimentando ¿no será una buena idea ir tirando a la basura nuestros prejuicios y miedos para poder empezar hacer lo que realmente amamos?

Efectivamente, la vida ya no es la misma, la energía no es la misma y si nuestra conciencia cambia, entonces todo empieza a ser diferente y muchas cosas comienzan a ser posibles.

Estamos viviendo con la Nueva y la Vieja Energía y cada uno estamos decidiendo con cuál nos quedaremos y a partir de cuál existiremos.

Lo difícil de aceptar los cambios

Es curioso, pero incluso los cambios positivos, los buenos pueden costar trabajo. ¡Y claro! Lo que cuesta trabajo es empezar a funcionar de manera distinta. Somos seres de hábitos y cambiarlos nos incomoda. ¡Pero tenemos que dejar de vivir en automático!

Personalmente he tenido muchísimos cambios a partir de marzo 2020, mes en el que comenzó la pandemia de COVID-19. Hoy mi vida es completamente otra. En el exterior, para los ojos de los demás, puede «parecer» la misma, pero no. Yo soy completamente otra persona, con intereses diferentes, con ilusiones y pasiones distintas, pero me resulta incómodo terminar de soltar algunas cosas o simplemente encontrarles un nuevo acomodo.

Comencé hablando del sobrepeso en mucha gente, lo mencioné por el tema de salud, no por el lado de la vanidad.

¿Adiós músculos?

A mi me toca hablar de la pérdida de peso y también desde el lado de la salud y no el de la vanidad.

Desde los 18 años he ido al gimnasio y estoy acostumbrado a tener un cuerpo relativamente musculoso y definido. Soy muy disciplinado y hoy comprendo que además de eso, el gimnasio era un escape para mi, una evasión hasta cierto punto. No sabía manejar el estrés, no sabía dejar de trabajar en casa, por lo que a las 8:00 pm en punto, aventaba todo y sin pretexto me iba al gym.

Pero, por falta de tiempo, tenía una parte de mi vida un tanto empolvada, esa parte que había olvidado era la que más feliz me hace, que me da paz, me llena de vida, emoción, ilusión e inspiración: el trabajo interior, la meditación, la espiritualidad.

Curiosamente desde la primera semana de la pandemia comencé a estudiar una Certificación en Cambio de Hábitos Físicos, Mentales y Emocionales. Eso me ha transformado por completo. Cambié drásticamente mi alimentación y ese cambio detonó muchos más. Como meditar todas las mañanas, tomar un curso con mis Maestros en India para volver a dar sesiones de «Transmisión de Energía Deeksha y Meditación».

Eso a su vez ha generado más cambios. Hoy mis días giran en torno a la forma de seguir conectando con mi interior, cada vez de forma más profunda. El comenzar A Vibrar Alto me colocó en otro tiempo-espacio en mi vida. El trabajo va bien, mis relaciones van bien, estoy sano y con más energía y vitalidad que nunca. Pero eso sí, los músculos prácticamente se han ido. Puede sonar vanal, vacío, estúpido y superficial pero para mi es importante. Estoy acostumbrado a verme al espejo de cierta forma y me cuesta trabajo el cambio.

Claro que sigo haciendo ejercicio en casa pero no es lo mismo. Tampoco como las cantidades de antes para mantenerme mamado porque hoy se que no lo necesito y era eso lo que me tenía intoxicado. Trabajo mucho y no logro tener las 3 horas que tenía para el gym porque ahora medito 2 horas al día, estudio y busco espacios para escribir, para hacer las cosas que más amo. Además estoy haciendo meditaciones por Facebook y dando Deeksha en ZOOM. Me siento pleno y feliz.

Ahora que lo escribo me quedo pensando… ¿Pues cómo me va a alcanzar el día haciendo todo eso si además trabajo un chingo? Ja, ja. ja

Se los comparto porque creo que todos nos enfrentaos a diferentes cosas, a todos nos cuestan trabajo los cambios, cualesquiera que estos sean, pero valen la pena siempre y cuando encontremos un mejor lugar interior para vivir, mayor alegría e ilusión de existir.

Además, los cambios son realmente ajustes. Lo que tenemos que hacer es aprender a no correr, a vivir más despacio para poder disfrutar y descubrir qué parte de nosotros es la que nos hace realmente felices. Todo toma su debido tiempo, todo va tomando forma poco a poco. Lo importante es atrevernos a generar cambios porque siempre el primero lleva al segundo, el segundo al tercero y ya nos vamos «como gorda en tobogán» Ja, ja. Pero la fórmula funciona igual si los cambios son positivos o negativos.

Sin prisa, le daré tiempo al tiempo y se que en cuanto abran los gimnasios volveré y reconstruiré el cuerpo que me gusta y con el que me siento cómodo. Hoy hay cosas más importantes que seguir construyendo y que me hacen feliz.

Así que detengámonos un poco para darnos cuenta si realmente estamos haciendo lo correcto y si nos vemos felices a futuro haciendo lo mismo.

Si te interesa la Vida Natural y empezar a comer y vivir mejor…



¡Suscríbete a la Tribu Natural!

* indicates required
¿Desde dónde te estás suscribiendo?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here