Relaciones

lluvia, ventana, gotas de agua
¿Cuánto tiempo se logra contener el aliento, retener el aire dentro sin volverse algo violento? Sábanas blancas, miradas calladas, besos sin razón, pies descalzos, piernas entrelazadas fusionando morbo, sexo y corazón. Toda la vida hoy cobra un nuevo sentido para mi, lo supe al amanecer.
El amor de pareja se transforma a veces en amistad. Cuanto más nos resistimos a lo que no queremos, más permanece. Cuando empezamos a creer en algo más grande que nosotros, algo más grande que nosotros sucede. Quiero vivir en libertad.
Muchas veces todos podemos creer que no somos felices, lo más importante es descubrirlo y reconocerlo para poder cambiarlo. Esa determinación y esa fuerza para actuar es la que nos hace verdaderamente felices y libres sabiendo que podemos transformar nuestra vida en cualquier momento, porque la vida misma es cambio constante. El amor muchas veces cambia y se transforma en amistad. O simplemente, vuela a otra parte.
El miedo es el precio por no saber amar nuestra fragilidad.
Se vale llorar, se vale sentirse lastimado, se vale encabronarse, se vale todo, pero al final, tiene que llegar una comprensión que nos haga sentir bien para no vivir heridos.
Por más trancazos y desilusiones que tengas, no pierdas la capacidad de sorpresa, de ilusión, de emoción: "la capacidad de creer". Porque ahí está “la capacidad de vivir”.
Esas veces en que recuerdas o deseas volver a estar enamorado. ¿Cómo te imaginas el encuentro de tu siguiente pareja?
Esas veces en las que te sorprende lo que puede provocar en ti la química de la piel... ¿Será la antesala del amor?