Recordando amores… después de la tormenta

Compartir

 
Nadie me entiende que hablar de ti es hablar de mi. Que mis recuerdos de ti me recuerdan quien soy, en quien me he convertido. Ni siquiera yo me había dado cuenta hasta que recordé nuestra risa lado a lado y tu hombro sobre el mío.
Esas clases de actuación que me enseñaron a ver la verdad al salir de mi personaje. Ese regalo de tiempo tan corto que me permitió saberme, sentirme y desearme de ti. Y la bendita posibilidad de seguirte teniendo cerca en la distancia…
Eres estruendo y música clásica, eres tambor y guitarra nostálgica, piano melancólico escondido detrás de la música. Porque tu también tienes lo tuyo y me tienes a mi. Me tienes como aquello que nunca hemos perdido y sin embargo, no se nos ha dado.
Somos producto de un misterio que susurra el viento en las noches tranquilas, que derrumba árboles en los días de tormenta. Eres mis letras, mi ansia, el poder del recuerdo y el anhelo.
Sin duda, hay gente que conocemos y se queda por siempre, porque llega para mostrarnos un poco de quienes somos.
Lo que sentí al ver tus ojos es el sueño por el que desperté.
¿Te ha pasado algo similar?
P.D
¿Quién iba a decir que semanas después de escribir este post terminaría literal en una tormenta? Ja, ja.
@SalvadorNop
Facebook
Youtube


Compartir

2 Replies to “Recordando amores… después de la tormenta”

  1. Alonso says: 20 mayo, 2014 at 6:33 pm

    Inspirador

  2. TOSTIN says: 18 enero, 2017 at 9:58 am

    NOMBRE ES MI CASO POR QUE NO PUEDO OLVIDAR A UN GRAN AMOR QUE POR COSAS DEL DESTINO NO PUDIMOS SER FELICES Y AHORA QUE LO VEO VOLVI A SENTIR ALGO DE LO QUE ANTES SENTIA ME ENCANTA SU RISA SU VOS TODO

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">html</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

× ¿En qué te puedo ayudar?