Coronavirus: Datos útiles para sobrellevar con éxito la cuarentena

0
285

El mundo está pasando por una de las crisis sanitarias más severas de la historia. El virus COVID-19, mejor conocido mediáticamente como Coronavirus, tiene al planeta entero sumido en un estado de alerta, temor e incertidumbre. OJO: el coronavirus está considerado una pandemia no necesariamente por su mortandad, sino por la rapidez con la que se propaga y lo rápido que está infectando a la población. No es una regla que, si resultas positivo en el virus, te vas a morir. Obviamente hay sectores de la población más vulnerables: la gente de la tercera edad, personas con enfermedades degenerativas o personas con un sistema inmunológico debilitado. En algunos países (por desgracia), la situación es tomada a la ligera o confundida con cuestiones políticas que no vienen al caso (no entremos en detalles para evitar herir suceptibilidades). Pero esto no es un juego. Ninguna emergencia sanitaria de estas escalas puede ser irresponsablemente tomada a la ligera.

Mapa que muestra el alcance global de la pandemia del Coronavirus (COVID-19) (Actualizado hasta marzo de 2020)

En México se están tomando medidas preventivas para contener la pandemia. Muchas empresas, del sector público y privado, han modificado horarios y turnos de sus empleados. Ha surgido la famosa iniciativa de quedarnos a trabajar en casa, si así nuestro trabajo nos lo permite. Por favor, es muy importante obedecer las recomendaciones o incluso las órdenes del sistema de salud. También hay que hacer mucho uso de nuestro sentido común. Ante el estado de cuarentena que se ha decretado en prácticamente todo el globo, aquí unas sencillas pero útiles recomendaciones que pueden mantenernos a salvo, o bien sobrellevar la enfermedad de una manera positiva en caso de contagio.

Coronavirus en México (marzo 2020) (Fuente: Infobae).

*NO SALGAS DE CASA: Mucha gente refuta esta recomendación diciendo: «en mi empleo no me permiten faltar» o «si no trabajo no como». Es verdad, no es tan fácil paralizar así nuestra economía, pero tratemos de evitar en la medida de lo posible los riesgos de contagio. Si tienes alguna fiesta o reunión social, es preferible evitar asistir a ella. No acudir de momento a «babosear» a las plazas o a «caminar al centro». Si vas al supermercado, procura asistir lo más rápido posible y portar un cubrebocas. Lo mismo al subir al transporte publico. Carga tu gel desinfectante en el bolso o los bolsillos y límpiate tras tocar tubos o manijas. De verdad, nada nos cuesta sacrificar un poco y evitar acudir a la fiestecita o reunión social. NO SON VACACIONES. Si van a visitar a alguien fuera de la ciudad, lleguen con las medidas de higiene y prevención necesaria y no salgan a pasear.

*LIMPIEZA: Las paredes del coronavirus son sensibles al jabón o detergente y el «bicho» se destruye. Lávate o límpiate las manos las veces que sea necesario. Hay que inculcar este hábito en especial a los niños. Con un gel desinfectante, limpia las manijas y chapas de puertas o ventanas de casa, así como los juguetes de los niños, el control remoto u otros objetos que se toquen con frecuencia en casa. Rocía en tu hogar esos desinfectantes en aerosol que se venden en los autoservicios. Es muy importante limpiar las suelas de los zapatos al entrar a nuestro hogar colocando en la entrada un trapo o franela con cloro. Si puedes cambiarte de ropa en cuanto llegues a casa es mucho mejor. Se recomienda limpiar los pisos del hogar con cloro o algún otro limpiador con frecuencia. Nada nos afecta ser limpios. Nadie se ha muerto por tener un hogar limpio o hábitos de limpieza rigurosos.

*NO TE AUTOMEDIQUES: La anterior pandemia global, la de la influenza porcina o AH1N1, pegó con fuerza en México por ese pésimo hábito que había en el país de automedicarse con antibióticos. Por eso el bicho aquel se hizo tan duro y resistente. Ante esta situación, lo mejor es llamar o acudir con un centro de salud público o privado según sea el caso. ¡Pero no corras a atiborrarte de paracetamol o penicilina! Este tipo de prácticas son las que entorpecen los avances médicos y hacen tan duro de controlar a algunos virus.

*ALIMENTACIÓN: Se recomienda beber mucha agua y consumir alimentos ricos en vitamina C. Es importante comer y dormir bien para no debilitar tu sistema inmunológico. No está mal que recurras a la comida rápida, pero si queremos evitar gente en las calles, mejor prepara algo saludable en tu casa. Nunca está de más el consumo de frutas y verduras. Obviamente todo en condiciones de absoluta asepsia.

*INFÓRMATE SIEMPRE: Conocimiento es poder. A la hora de informarte, toma como tu fuente de información sitios web, diarios o noticieros seguros y de confianza. Es verdad que nadie está exento de errores, pero no demos pie a la especulación acudiendo a fuentes de dudosa procedencia. Tampoco crean todo lo que ven en redes sociales por favor. No hay nada peor en casos de una epidemia, que crear controversias y chismes que generan pánico y confusión.

*NO ES EL FIN DEL MUNDO: No seamos ridículos. Es difícil prevenir lo que sucederá, pero de nosotros depende que la situación se controle y se supere de la mejor manera. Esto debido a esas absurdas compras de pánico que mucha gente realiza. ¿Para que agotar los víveres de nuestra localidad de forma tan desordenada? ¿Para que la gente se atiborró de papel higiénico? No estamos en una situación de toque de queda indefinido. Si hay que tomar precauciones, pero no de forma tan absurda y acaparadora. Por que, en caso de una crisis mayor, entonces si vamos a sufrir. Orden y sentido común por favor.

*APOYÉMONOS: Vi en las redes una iniciativa que me parece de los más acertada. En lugar de comprar nuestra comida, medicamentos o productos de limpieza en los grandes almacenes y supermercados, apoyemos al pequeño comercio, a la tiendita o farmacia de nuestra localidad. Los grandes monstruos empresariales no van a desparecer en un mes, pero una contingencia mayor si puede dañar severamente la economía del microempresario. No nos cuesta nada, y en lugar de exponernos absurdamente en la «cola» del super, mejor vamos a la tiendita del vecino y así no hay pretexto de andar en la calle.

*LIMPIEZA MENTAL Y ESPIRITUAL: Aprovecha tu tiempo en casa para algo provechoso. Lee un buen libro, juega con tus hijos, limpia tu clóset, baña al perro, arregla ese anaquel que no has podido reparar en meses, practica yoga, habla con un ser querido, escribe o lo que tu quieras. Es un buen momento para disfrutar de tu casa, de tu familia o pareja. No tiene nada de malo tumbarte todo el día a ver Netflix o estar en las redes pero, si a veces nos quejamos de falta de tiempo en casa, que mejor que sacar provecho de esta delicada situación.

Una crisis siempre saca lo mejor o peor de una sociedad. Es momento de demostrar nuestra unión y civismo y demostrar a nuestros gobiernos que somos un pueblo unido que podemos resistir a pesar de sus deficiencias y manipulaciones. Los hábitos y la educación empiezan en casa. Si te quieres, pues cuídate.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here