Cuando Recibes La Noticia De Que Eres VIH Positivo. ¿Qué hacer?

Compartir

Cuando recibimos la noticia de que somos portadores del VIH al principio nos cuesta trabajo aceptarlo, nos culpamos, nos llenamos de miedo, pero con el tiempo aprendemos a decirle al virus “bienvenido a mi vida”. Estaremos bien los dos.
Esta es mi primer publicación para el blog y quiero comenzar compartiendo algo muy importante para mi:
El día de hoy me enfrento a una situación inesperada que cambia mi vida, mi forma de pensar, mis proyectos, y con ello mi estabilidad. Acudí por unos resultados de laboratorio los cuales me practiqué porque las últimas semanas no me había sentido nada bien de salud. Ante la intriga de saber qué me pasaba, acudí con el médico el cual después de interrogatorios, exploraciones, me entregó una solicitud que decía: PRUEBA DE ELISA PARA VIH.
Me quede pensando y honestamente dije “está mal”, “¿yo tener VIH?”… pero bueno, ante la incertidumbre me los realicé y cuál fue mi sorpresa, abrí el sobre y el resultado decía POSITIVO. Como no soy doctor, no “entendí” a que se refería, supuse que todo estaba bien pero para salir de dudas regrese con el médico quien seriamente me dijo que era portador del virus de inmunodeficiencia adquirida. Mi reacción fue como cuando te asustas y sientes que tu corazón palpita muy rápido, tu temperatura se torna fría y no sabes cómo actuar. Él seguía hablando pero yo no era capaz de entender nada, solo veía cómo sus labios se movían y movían emitiendo sonidos. Solo recuerdo que dije “muchas gracias”, me levante y salí.
cuando te enteras que eres portador del vih
Llegando a casa solo observaba el papel que decía POSITIVO, no lo acepté y empecé a pensar que de seguro se habían equivocado en el laboratorio. Lo tome entre mis manos, lo hice pelotita y lo aventé. Así fueron pasando los días, mis actividades, pero seguía mal, mi cuerpo lo expresaba. Hasta que se me cayó la venda  de los ojos y me dije “estoy enfermo”, no puedo seguir así, algo debo de hacer pero no sabía qué ni cómo. Mi mundo “perfecto” ya no existía, me empecé a aislar y a culparme por todas esas negligencias que hice ante mi salud, pensaba que este era un castigo por mi irresponsabilidad y me lo merecía.
Éste es uno de los muchos casos a los que nos enfrentamos los médicos, los tanatólogos, a la pérdida significativa, en este caso, de la salud.
¿Qué hacer cuando todo cambia, cuando eso no estaba en mis planes?… pues bien, ¿tú qué harías si estuvieras en esta situación?
Puedo compartirte que una de las bases para llegar a la aceptación es entender que la CULPA no existe. Sé que es una idea rara pero cierta, la culpa es una forma de flagelarnos y castigarnos por algo que se hizo o no en cierto momento, el castigo es una elección de cada uno.
Las circunstancias que acontecen en nuestra vida llegan para enseñarnos algo específico. En el momento podemos pensar que no hay nada bueno en una enfermedad, en este caso el VIH, pero aplica para cualquier tipo de patología.
Si nos ponemos a pensar, en todo hay una ambivalencia, y si bien es duro, difícil o complicado, también es una oportunidad para ser mejor ser humano, entender que la enfermedad es un nuevo pasajero en el camión que llamamos vida, pero no por eso se frenará. Tan solo durante el trayecto nos brindará la posibilidad de aprender a querernos, a aceptarnos y valorarnos con nuestras circunstancias, nos ayudará a lograr esas metas que creíamos imposibles, porque cuando llega una etapa de crisis, es momento de evolucionar y reconstruirnos, no de quedarnos o manejarnos desde la conmiseración, la depresión, o como víctima.
Todo esto conlleva un trabajo y un proceso de duelo donde pasamos por varias etapas (cada quien a su debido tiempo).
 Recuerda que como seres únicos e irrepetibles podemos lograr cualquier cosa que deseemos, pero hay veces que no podemos solos, y es cuando te invito a que sin miedo algun  busques ayuda profesional, busques aclarar todas tus dudas para poder estar bien equipado con las herramientas necesarias para salir adelante.
Se vale avanzar dos pasos y retroceder cinco, en realidad esa es tan solo nuestra percepción, siempre vamos hacia adelante. Te deseo que pronto llegue a tu vida el momento en que puedas decirle al VIH “BIENVENIDO A MI VIDA”.

Bienvenidos sus comentarios. Aquí estamos en confianza.
*** La imagen principal de este artículo fue tomada de Tumblr, no tiene ninguna relación con el tema. 
¡Suscríbete al blog!
[wysija_form id=”1″]


Compartir
VIH

9 Replies to “Cuando Recibes La Noticia De Que Eres VIH Positivo. ¿Qué hacer?”

  1. juan lopez says: 14 junio, 2017 at 11:04 pm

    Que crazy! Me ha encantado el articulo, sin duda a seguir adelante, o en mi caso a ayudar que nunca estamos solos.

    1. Anónimo says: 15 junio, 2017 at 6:25 pm

      Muchas gracias, fue escrito para ayudar

  2. Exequiel says: 15 junio, 2017 at 3:30 pm

    Haciendo las cosas bien, con vida sana y el tratamiento adecuado vivirás sin problemas. Mi doctora me dijo al principio: Esto no quiere decir que no puedas ser feliz. Conocí a mi actual esposo, hace 13 años, quien me aceptó y somos felices, construyendo una vida juntos.

    1. Anónimo says: 15 junio, 2017 at 6:28 pm

      Siendo responsablea de nuestra salud y bienestar físico, psicológico y emocional, mucho trabajo gratificante. Manu Márquez

  3. Anónimo says: 15 junio, 2017 at 4:42 pm

    Excelente artículo. Acertado, positivo, afirmativo y humano, muy humano por cierto. Gracias por compartirlo. Saludos.

    1. Anónimo says: 15 junio, 2017 at 6:26 pm

      Se trata de eso, ser mas humanos y darle otro sentido a lo “malo” que nos pueda suceder. Manu Márquez

  4. Stban says: 15 junio, 2017 at 9:37 pm

    Buen artículo, lo peor es vivir con culpa, de todo se aprende, y de ser positivo se aprende a quererse uno mismo, al principio hay muchos miedos, pero se aprende a vivir con la enfermedad, también se agradece tener una red de apoyo, en mi caso estoy indetectable, y llevo una vida muy normal, claro que sin excesos, hago mucho deporte y aprendí a amar mi cuerpo y organismo, hoy estoy en pareja nos amamos y respetamos, lo que nunca creí hacer antes de la enfermedad lo estoy haciendo hoy.

    1. Anónimo says: 16 junio, 2017 at 12:42 pm

      Te felicito y te invito a que sigas siendo luz para otros que viven su proceso. Manu Márquez Tanatólogo

  5. Anónimo says: 14 agosto, 2017 at 2:28 pm

    Es horrible cuando se tiene sospechas y en mi caso, el no practicarme la prueba por temor a ser positivo me generaba un mayor estrés. Fueron semanas completas en las que no dormía bien a causa de ello. Hasta que me decidí por realizarme la prueba. El que me dijeran “no reactivo” me sorprendió por completo, yo esperaba todo lo contrario. Supongo es una segunda oportunidad.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">html</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

× ¿En qué te puedo ayudar?