La vida, el sexo y los conflictos de los “Tones". Trein-tones, cuaren-tones, cincuen-tones…

Compartir

Esto del tiempo y los años jamás dejará de ser un misterio. Suena trillada la siguiente pregunta hasta que, una mañana con prisas saliendo de la regadera, surge de tu cabeza esto: ¿En qué momento me hice grande?
De pronto como líneas verticales de letras y números muy al estilo matrix, empiezan a proyectarse por tu mente imágenes y recuerdos en cámara rápida. Desde la foto fea que te tomaron en el cunero del hospital hinchado y enrojecido 10 minutos después de haber nacido, tu primer piñata, la primer bicicleta, el primer día de clases, la moda de los 80´s, tus amigos de la prepa, tu primer borrachera, las fotos que nunca enseñaste, el primer novio a escondidas, hasta tu foto porno y comprometedora con algún amante, viajes con los amigos, perros que en la ruptura de pareja lloraron tu ausencia, amores, momentos, paisajes y de pronto…. ¡Menos pelo en tu cabeza mientras te estás peinando! ¡Fuck! Se corta la proyección del tiempo de un chingadazo y volteas a ver el lavabo, evitando el reflejo en el espejo.
Pero en unos cuántos segundos, resulta inevitable confrontar la realidad. Entonces te acercas, te observas detenidamente, te estiras la cara con las manos, volteas a ver tu cuerpo, tiras la toalla y ya sólo tratas de comprobar si es verdad que con la edad se cuelgan los huevos. Ja, ja.
No, todavía no llego a eso. Lo mejor de todo es que me gusta lo que veo en el espejo aunque es muy diferente a lo que creía que era.
Todos vivimos de una u otra forma aferrados a los años de juventud. Entre sueños y luchas, triunfos y fracasos, en el fondo creemos ser los mismos y vernos igual, pero no. Hay quienes se aferran a la frescura, a las nalguitas tersas y apretadas, al olor a inocencia y morbo, pero como de eso ya queda poco, entonces lo buscan (o buscamos) en otros. Es entonces cuando se vuelve oficial la etapa del “rabo verde”. Pero el rabo verde no es uno, es el que buscamos entre las piernas de la lujuriosa juventud. Creo que es un delicioso proceso natural, lo importante es no quedarnos atrapados en él.
Cuando yo era niño y le preguntaba a mi papá qué era alguna cosa, él siempre me respondía: “son tones”; “Tones para los preguntones”.
Esta noche de viernes me pongo a escribir y si alguien me preguntara qué tanto escribo con una botella de vino casi vacía a mi lado y una copa toda manoseada con huellas de dedos marcadas por todas partes, yo respondería lo mismo que mi papá: “Tones”. Pero agregaría algo: “tones para los treintones, cuarentones, cincuentones y todos los “tones” que todavía tengan la suficiente vista para seguir leyendo, aunque sea de lejos. Ja, ja.
Lo más maravilloso es que tengamos la edad que tengamos, los hombres siempre seguiremos disfrutando el andar en calzones por la casa y rascarnos los huevos. Sólo que ahora lo valoramos más. Esas cosas simples, cotidianas y poco glamorosas son las que más se disfrutan a puerta cerrada… o abierta.
De jóvenes tenemos muchos prejuicios, tratamos de ser como alguien más, de cumplir las expectativas de la sociedad. Conforme vamos creciendo, lo mejor que puede sucedernos es que todo empiece a “valernos madres”. Claro, siempre y cuando hayamos encontrado nuestra propia forma de sentirnos libres y de ser felices. Pero este “aparente estado de valemadrismo puro” es el resultado de el duro proceso de asimilar la vida.
¡Qué difícil es crecer siendo uno mismo! Más difícil aún es aprender a conocernos y darnos cuenta de quien en verdad somos. Y es que en esta vida existen tantas diferencias como seres humanos, y es difícil comprender que cada uno somos perfectos a nuestra manera.
En lo personal, se quien soy y lo que más disfruto. Soy un tipo un tanto cínico, vanidoso, con muy poquito pudor. Ah, tengo muy buen sentido del humor y eso me ha ayudado a reírme de mi mismo en los agujeros más oscuros en los que he caído. (con o sin albur).
De pronto respiro, suspiro muy profundo, le doy un trago a mi copa de vino y sonrío en silencio. Todos somos susceptibles a la crítica, sobre todo en estos tiempos de las redes sociales en las que todos opinamos de todo sin siquiera tener idea de nada. (Cosa que me parece terrible) pero al final, es libertad de expresión (dicen los idiotas). Y los que lo son un poquito menos, saben tomar todo como de quien viene.
Creo que lo “natural” es tener una doble vida, una doble personalidad. Que en realidad todos la tenemos, tenemos nuestro lado de luz y el de oscuridad, pero muy pocos se atreven a expresarla y más aún, a disfrutarla. Hay tantas reglas y moldes caducos que llegamos a confundirnos. Por un lado, luchamos por acabar con ellos porque duele sentir que no encajamos en ninguna parte. Y por el otro, simplemente queremos disfrutar de ser quienes somos y demostrar que tenemos una genial y personal manera de conseguir las cosas.
Hoy me vi al espejo y me reconocí maduro, pero mi alma sigue siendo de niño. Hoy estoy decidido a no volver a dudar y a no pretender ser diferente a quien yo se que soy. Hoy decidí disfrutar todas mis locuras y momentos honestos, espontáneos por locos que parezcan, porque es mi vida y en ella yo mando. Ya es hora de ordenarme a mi mismo vivir libre y ser feliz.
Sí, tengo 40 años y tengo mucha vida acumulada para poder jugar con ella, para revolcarla y revolcarme de mil maneras, para cultivar mi espiritualidad y a la vez mi cuenta de instagram llena de fotos en calzones o desnudo. ¡Es mi vida, son mis años, es mi alegría, mi pasión, mi emoción, mi morbo, mi sonrisa y mi deliciosa erección. Perdón, elección. ¡Bienvenidos a mi mundo!
Me pregunto si esto mismo aplicará a las mujeres…
Sin duda, este post continuará. Todavía hay mucho que contar de nuestros sentimientos de “#TONES”.
Te dejo mis redes sociales para seguirnos…
Facebook
@SalvadorNop
Youtube
Instagram


Compartir

18 Replies to “La vida, el sexo y los conflictos de los “Tones". Trein-tones, cuaren-tones, cincuen-tones…”

  1. beto Garcia. says: 31 enero, 2015 at 7:08 am

    Y cuando nos regalas una de esas fotos tuyas de las que dices??

  2. Juan Rubio says: 31 enero, 2015 at 9:43 am

    Je je je…… Cuanta realidad, vida acumulada y sinceridad encierra tu texto…..eres de las personas que por esa ligeresa mezclada con sinceridad al escribir no puede uno dejar de leer….y mas xk los que somos contemporaneos y vivimos o tratamos de vir a nuestra manera y decidimos ser un tanto en nuestra realidad sin mentirnos a nosotros mismos ,con glamures y jaladas irreales propias del ambiente, asi nos hemos sentido a ratos y nos caen los veintes de la madurez…..un tema fuerte pero esta tan bien planteado que parece bonito jeeee pero no que da mas que pensar que acumular años con sapiencia y felicidad es mejor que acumularlos con negacion infelicidad y aburrirse….. ahorita que te lei sonrei xk ke senti como si estubieran vaciando mi pensar….te mando un abrazote virtual y espero volverte a ver un dia para darte personalmente las gracias por todo lo que me compartes, nos de hecho, pero yo solo puedo hablar por mi.

  3. Manuel Mayoral S says: 31 enero, 2015 at 10:48 pm

    Sin duda todo se va adquiriendo con los años, pero como bien lo mencionas tenemos que dusfrutar cada momento

  4. alex says: 12 febrero, 2015 at 2:37 pm

    Aun no llego a los #tones pero espero disfrutarme los #de tal manera que cuando lleguen los #tones me sienta dichoso de tenerlos y hacer que se me noten en la sonrisa mas que en lo físico. Excelente post!

  5. jesus says: 14 febrero, 2015 at 8:55 am

    Te amo y me enamoro cada vez que leo unobde tus articulos… Amo ese hombre que se rasca los huevos sin prejuicio de decirlo… Sme encantas

  6. Mario JM says: 21 febrero, 2015 at 1:51 am

    Aun no llego a los Tones, pero a mi edad me identifico con tus palabras, me encanto 😀

  7. Anónimo says: 21 febrero, 2015 at 10:44 am

    Que profundo y realista es este post , no estoy ni cerca de los #tones pero me identifico con ello, por articulos como este me dan ganas de vivir la vida al 100% , gracias por tus sinceras palabras.

  8. Diego Gallegos says: 21 febrero, 2015 at 11:41 am

    Me siento todo un “ton” de 26, y también disfruto de rascarme los huevos sin pudor, excelente post, me encantó.

  9. Linda says: 2 abril, 2015 at 12:38 am

    Gracias por compartir lo que piensas… Es cierto se pasa tan rápido, que tanto hace que estaba en secundaria y ahora yo tengo un hijo en secundaria! Saberme entera para mi misma es lo que me reconforta día a día. Espero conocerte y porque no que vengas a Monterrey a visitarnos!

  10. Gabo RB says: 12 abril, 2015 at 4:16 pm

    Total y absolutamente cierto! A mis casi 33 me identifico con mucho de lo que escribes, saludos desde Tabasco!

  11. Omarinho says: 26 junio, 2015 at 11:53 am

    Somos como los buenos vinos… que con el tiempo van mejorando.. viva los tones…

  12. Anibal Amador says: 27 octubre, 2015 at 1:07 pm

    Me encanta tu forma de escribir!! Saludos!

  13. Anónimo says: 3 febrero, 2016 at 11:29 pm

    Salvador, otro màs de tus excelentes artículos, muchas gracias por compartirnos tus pensamientos, te imagino y te siento como un buen amigo,con el que disfrutas y platicas con todo la confianza del mundo, rascandote los huevos desnudo o en calzones, gracias por tu sinceridad y tu buena lectura.

  14. Anónimo says: 15 septiembre, 2016 at 10:59 am

    Chava me gusto tu post,

  15. Iván says: 10 diciembre, 2016 at 3:27 pm

    Hola, pues yo interesado en la elección, jajaja, sinceramente hay que disfrutar de cada estapa, de cada edad, vivir y sentir que vives, ton, y joventon por siempre, jajaja, que razón y lo mejor vivir la sin razón de ser todo un ton, me da risa cuando me dicen ya tienes 40, volteo y pienso, bien vividos, libres y falta mucho por hacer. El ser un ton es un privilegio.

  16. aranda says: 22 julio, 2017 at 5:41 am

    me gusta su expresion es una realidad

  17. Pedro says: 29 julio, 2018 at 1:10 pm

    Muchas Felicidades tienes mucha razón yo ya entre en los 40 y trató de disfrutar mi vida soltero

  18. Pedro says: 9 julio, 2020 at 9:58 pm

    Me gusta lo que escribes y de las Fotos que dices bien valdría verlas
    A esta edad yo ya entré y me ha pasado q ya pienso en salir menos en cuidarme y las fiestas ya son menos pero amo salir con mis amigos y primos además de tomar un buen vino q no es de cada 8 días ya es contado pero me gusta lo q escribes

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">html</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

× ¿En qué te puedo ayudar?