Los «Adultos» que seguimos siendo Niños. ¿Te identificas?

1
3472
tones, cuando los adultos seguimos siendo ninos, salvador nunez, treintones, cuarentones, cincuentones, bienestar

¿Por qué los que ya estamos bastante creciditos, los TONES (treintones, cuarentones, cincuentones,…) evitamos comportarnos como niños cuando en el fondo seguimos siéndolo?

Habemos muchos que, aunque pasan los años, preferimos seguir siendo lo más niños posible, crear nuestro propio mundo y nuestras propias historias en silencio. Preferimos seguir jugando con la vida aunque nos lleguen los madrazos, que vivir peleando con ella porque de cualquier forma habrá madrazos. Ja, ja. 

Sin embargo, aunque preferimos respetar nuestra esencia a comenzar a pensar y actuar como «la mayoría piensa que es correcto» (pero que no los hace felices), tontamente llegamos a entrar en conflicto por ser diferentes. 

¿Será que si fuéramos lo suficientemente maduros podríamos ser lo suficientemente niños? 

Muchos crecimos con la idea falsa de que los adultos «deben» ser fuertes, indestructibles, autosuficientes, serios, exitosos y nunca deben llorar ni pedir ayuda. Jodido, ¿no? Simplemente yo no puedo encontrar éxito bajo estos conceptos. Estas ideas limitan, atrapan, debilitan. 

Si la edad, los años nos dan aprendizaje, lo lógico sería que cada año nos volviéramos más libres.

A mis 44 sigo llorando como niño, disfrutando y riendo como niño, sigo sintiendo miedos como niño y sí, soy bastante inseguro. Pero si en la vida lo único seguro es el cambio, quizás la seguridad en uno mismo debería estar más conectada a la Sabiduría de la Vida. «La vida es la única que jamás se equivoca».

tones, cuando los adultos seguimos siendo ninos, salvador nunez, treintones, cuarentones, cincuentones, bienestar

Soy un niño grande que sigue trabajando y luchando a diario por aceptarse tal cual es, por tratar de que no me afecte la opinión de los demás y por no compararme con quien yo «pienso» que es más exitoso que yo. Ojo, en el fondo se que el verdadero éxito es ser feliz siendo uno mismo, pero carajo, a veces cuesta trabajo entenderlo. La teoría suena re-bonito, pero la práctica es otra cosa. Sin embargo, se siente mucho más bonito cuando los conceptos realmente se viven y se convierten en sabiduría. 

Siempre he sido un espíritu libre que no concibe verse encerrado en una jaula, en una oficina. Sin embargo, llego a ser demasiado incongruente, en lugar de disfruta la libertad que tengo por mi trabajo «no godin», la sufro porque quisiera tener una vida «segura» con todo bajo control (como si los godines la tuvieran) Lo cuál es absurdo porque en la vida no hay nada seguro, pero aún así, el ego siempre prefiere vivir cómodamente engañado.
¿Te sucede lo mismo?

Ojalá pronto aceptemos que todos somos niños vulnerables y que el APRENDER A pedir ayuda no nos hace menos fuertes sino más inteligentes.

En la vida todo es un intercambio, y cuando pedimos ayuda debemos estar alertas, porque la vida sale a nuestro rescate de las formas más misteriosas, no de la que esperamos.

Tenemos que aprender a disfrutar cada día como venga y con lo que haya, porque es la única forma de sentirnos felices y tranquilos a diario. Eso sí, siempre sabiéndonos merecedores de prosperidad, de salud, de amor, de lo mejor.

La vida provee y no hay nada más poderoso que nuestra mente.

Tengo instantes, chispazos de lucidez en los que puedo comprobar que cuando logro mantenerme positivo y alegre todo sale bien y mi entorno se transforma. Ojalá pudiera tatuarme esos momentos para no olvidar la fórmula de la felicidad.

A la edad que tengas, ríe, llora, pide ayuda, pide señales, muéstrate vulnerable, se autentico, quiérete y no te exijas tanto.

No pretendas ser un adulto como esos en los que creciste creyendo te tenías que convertir, porque no existen.

Y si existen, créeme que son esos muertos en vida que seguido llegamos a ver sacándole brillo al pavimento con el peso y la sombra de su triste realidad. 

Creo que el significado de ser adulto debería ser «vivir conscientes de la magia» vivir disfrutando nuestra identidad, nuestra autenticidad y los diferentes colores y matices de las diferencias.

Respira profundo, date un abrazo, perdónate por haberte tratado tan mal y suelta de una vez todas tus resistencias. Sal a la calle como el niño que eres, muéstrate tal y como eres, vístete de ti mismo, de tu propio personaje y no te tomes nada tan en serio si te interesa disfrutar y divertirte en esta aventura llamada vida.

tones, cuando los adultos seguimos siendo ninos, salvador nunez, treintones, cuarentones, cincuentones, bienestar

Ah, mis queridos TONES (40-tones, 50-tones,…) Les recomiendo locamente la serie «Ana» de Ana de la Reguera. Un himno a la divertida y descarada realidad que cada uno decidimos vivir.

Nos seguimos leyendo y viendo por ahí, por allá.

INSTAGRAM

YOUTUBE

FACEBOOK

1 COMENTARIO

  1. Como tal aun no soy un ton (mucho más pequeño de hecho) pero si me identifico con esa idea de que no siempre se tiene que seguir la fantasía que se tenía antes sobre como nos imaginamos de grandes, nunca tenemos en nuestras mentes siendo uno mismo, pleno y feliz. Para tener una vida disfrutando de cada momento de que se da dia a dia tenemos que seguir haciendo solo eso,vivir y ya.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here