¿Recuerdas Lo Más Importante En Tu Vida?

1415
recuerdas lo mas importante en tu vida, cambio de vida

A veces buscamos cambios en nuestra vida, pero cuando llegan no sabemos aprovecharlos porque hemos cambiado el vivir con pasión por vivir con miedo.

Ayer me quedé horas platicando por teléfono con un amigo ¡Sí, por teléfono! Ya se me está haciendo hábito otra vez como cuando puberto.  Platicábamos de cómo cambian nuestras prioridades con los años. Él treintón, yo cuarentón y ambos coincidimos en que estamos cansados de vivir en la ciudad, en un territorio en el que ya no cabe un alma, en donde el costo de la vivienda es absurdo y en general la vida es muy cara y lo que menos tenemos es calidad de vida. 

Ahora, también coincidimos que la calidad de vida se la construye uno con sus hábitos, sus prioridades, sus elecciones diarias. Para mi calidad de vida no se traduce en salir de antro, embriagarme en cada esquina o vivir rodeado de centros comerciales. ¿Y ahora encerrados con la pandemia…? ¡Menos! Muchos nos estamos dando cuenta de muchas cosas. 

A mis 46, calidad de vida es vivir más despacio, más tranquilo, alimentarme mejor, tener más tiempo para mi, para estar en contacto con la naturaleza, explorar nuevas aventuras, practicar mis hobbies.  Si te sientes identificado, te invito a visitar mi blog avibraralto.com

En lo que coincidimos es en que vivamos en la ciudad o en provincia, lo primero que debemos de cambiar es la relación que tenemos con nosotros mismos.

¿Qué tanto nos valoramos y nos hacemos respetar en la casa, en el trabajo, en la calle, en el espejo?

¿Vivimos con miedo o solo con precaución?

¿Vivimos con miedo a perder el trabajo? ¿Con miedo a no llegar al final del mes con lo necesario para cubrir las cuentas? ¿Con miedo a enfermarnos? ¿Con miedo a perder algo o a alguien? ¡Eso no es vida!

Y así nos mudemos a vivir a la playa, al campo, al rancho o a la punta de la montaña con Heidi, si no cambiamos nuestro interior, la jodienda, el miedo y la incertidumbre se mudará con nosotros al lugar al que vayamos.

Realmente, lo primero que debemos cambiar es la relación con nosotros mismos y nuestro entorno.

Algunos dicen que vivir en las ciudades es como vivir en la jungla. Evidentemente a lo que se refieren es a que el más débil siempre es aplastado por el más cabrón (no por el más fuerte). A lo que yo respondo: ¿Jungla? ¡Bueno fuera! En la jungla hay árboles, vegetación, animales que valoran y respetar su entorno. Ahí nadie abusa de nadie, simplemente se rigen por su instinto para sobrevivir y son parte de un engranaje perfecto, de una cadena alimenticia, de un ecosistema. 

Claro, mientras no meta la mano el hombre y mientas un animal no quiera construir un tren sin sustento alguno y solo por sus berrinches, deuda de favores y prepotencia disfrazada de humanidad. 

Lo animales son sabios porque viven conectados con la naturaleza, porque saben que son parte de ella.

La verdad es que en mis planes a corto plazo está mudarme a la playa a vivir la vida tranquila que en el fondo siempre he deseado. Y ya empecé a prepararme para ello. Antes de mudarme al paraíso estoy trabajando por descubrir mi propio paraíso interno para poder hacer el «perfect match» sin necesidad del Tinder ni del celular. 

Lo más maravilloso es que cuando vas encontrando tu paraíso interior, la vida empieza a conectarte con el paraíso de afuera. Tiene lógica…

«Lo similar atrae siempre lo similar». Lo de afuera es siempre el reflejo de lo que llevamos dentro. 

Y así intenseamos por horas mi nuevo amigo y yo la tarde de hoy. Hasta se me olvidó que tenía miles de pendientes de trabajo.

¡Qué maravilla recordar que los pendientes pueden esperar pero nuestra vida no!

Y digo «nuevo amigo» porque el realidad era un chavo que no conozco personalmente y solo me llamó para darme una información sobre un tema de trabajo. Ja, ja, ja. 

Lo del trabajo lo vimos hasta el final. Lo que quedó muy en claro fue que para nosotros la prioridad es el contacto humano, los sueños, la búsqueda de una vida mejor y la reflexión personal de todo lo que tenemos que cambiar primero nosotros para poder vivir la vida que realmente deseamos.

¡Somos tan incongruentes!

¡Somos tan ilusos que pensamos que alguien nos va a rescatar o nos va a cambiar la vida…! 

¡Mijo! «La vida se la hace uno, se la labra uno y se la construye uno con base a su sabiduría o sus ignorancias en la materia y en el espíritu». Y no me refiero a lo académico, a la cultura que pueda tener una persona (porque esto muchas veces tiene que ver con lo económico), sino a lo despierta, conciente y respetuosa de la vida, de la naturaleza y de sí mismo.

Así que colgamos el teléfono mi «nuevo amigo» y yo y seguro los dos nos quedamos pensando…

¿Cuáles son nuestras prioridades en la vida? ¿Estaremos siendo congruentes con nuestros sueños y con lo que hacemos día a día?

Las decisiones las toma uno y en ocasiones no son fáciles, pero los grandes cambios siempre son extraordinarios. 

Por eso yo ya decidí empezar a vivir al natural. 

salvador nunez, salvador al natural, vida natural, vida sana, alimentacion consciente, vegano, vegestariano, bienestar, energia

«No te suicides, despierta! 

Te dedico esta canción y comencemos ¡A Vibrar Alto!

@Instagram Facebook Youtube

¡Te invito a nuestro Retiro en Zipolite del 19 – 22 de noviembre!

¡Aparta tu lugar! Te dejo aquí toda la info.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here