¿Por qué Australia arde en llamas?

0
307

En las últimas semanas, uno de los temas que más han impactado y conmovido al mundo es la terrible serie de incendios que se han desatado en Australia. Las imágenes del continente ardiendo en llamas y el terrible daño que esto ha generado en su fauna y flora nos ponen a pensar una vez más en la fragilidad del ser humano ante la forma en que reacciona la naturaleza y también ante nuestra responsabilidad sobre el cuidado del planeta, que hoy más que nunca debe de ser un tema de primera instancia en todos y cada uno de los humanos que habitamos en el.

Los incendios se han producido en la costa este y sur del continente más seco y plano del planeta, específicamente en el territorio de Nueva Gales del Sur. ¿Cuál es la causa del fuego? En realidad, son varios factores, pero por supuesto la mano del hombre está presente en el terrible suceso.

El cambio climático, ocasionado por nuestra inconsciencia como especie, es uno de los ejes principales de esta trama. La zona fue afectada por un fenómeno climático natural llamado Dipolo del Océano Índico. Este fenómeno es similar al fenómeno “El Niño’’, es decir, una suerte de golpe de calor que es común en aquella zona del planeta, pero que ahora llegó con una intensidad superior debido al ya mencionado impacto climático del que la especie humana tiene una responsabilidad fundamental.

A esto se le sumó una serie de tormentas eléctricas que se desataron en la región. Y por supuesto, la negligencia de los seres humanos (una vez más), que contribuimos siempre al tirar basura y objetos inflamables, terrible mal que hemos causado en todos los países y en todos los continentes. O sea, literalmente fue un »combo’’ de factores lo que desato este auténtico infierno en el continente.


Todo comenzó en el mes de agosto de 2019. En un principio la situación no causó tanta alarma, ya que es relativamente normal que se desaten este tipo de catástrofes en la región. El problema es que, para el mes de diciembre, la situación era ya incontrolable. Ya en 1974 y en 2009 se habían desatado graves incendios en el continente, pero la tragedia actual superó por mucho las desgracias de los anteriormente mencionados siniestros.


Hasta el sol de hoy, más de seis millones de hectáreas han sido devastadas por las llamas (el tamaño aproximado de la isla de Irlanda), amenazando muy de cerca y como nunca antes, la zona metropolitana del Gran Sidney, la más importante y poblada del país. Las nubes de humo han viajado miles de kilómetros y ya son visibles en América del Sur. Las pérdidas humanas han llegado a los 25 individuos, pero lo más terrible es la perdida de la fauna del continente.

Se estima que ¡mil millones de animales han perdido la vida en esta terrible tragedia! ¿Se imaginan el impacto ecológico que esto ha ocasionado? Se dice que la mitad de la población total de koalas se perdió en el siniestro. Las imágenes, que han dado la vuelta al mundo a través de los medios, en las que se ve a la tan célebre y popular fauna australiana sufriendo los embates de esta tragedia nos han »apachurrado» el corazón’’ a más de uno.

Lo bonito es ver a la gran cantidad de personas, entre brigadistas, ejercito y voluntarios que han tendido la mano a sus compañeros peludos, escamosos y plumíferos de la isla. Muchas celebridades como Nicole Kidman, Ellen DeGeneres, Russell Crowe, Chris Hemsworth, Kylie Minogue, Hugh Jackman o P!nk, han hecho públicas sus donaciones millonarias para apoyar en el control, reconstrucción y preservación de los supervivientes de la catástrofe (específicamente la fauna y la flora, que son completamente vulnerables e indefensos ante la crisis).


Las lluvias han tocado el territorio australiano, lo que aparentemente puede vislumbrarse como un rayo de esperanza. Más los expertos sugieren que no hay que confiarse de ellas, pues podrían empeorar la situación y juntar el gran incendio con otro de menor tamaño que ya existe en el territorio de Victoria. De ser así, estaríamos ante un incendio kilométrico, tal vez el más grande que ha visualizado el ojo humano.


No olvidemos que el año pasado América del Sur, específicamente la Amazonia, también fue atacada con incendios forestales que destruyeron gran parte de la selva. Hay que tenerlo muy en cuenta. Es un daño gravísimo al planeta en un mismo año.


La Cruz Roja Australiana está aceptando donaciones en los centros de evacuación y recuperación. Organizaciones como Salvation Army Australia, New South Wales Rural Fire Service, Save the Children, WIRES o Animal Rescue Collective, están recolectando ayuda para diversas causas derivadas de la catástrofe. Búsquenlas por internet para más información.


Hoy más que nunca, el ser humano, independientemente de su nacionalidad, no puede mostrarse impávido e indiferente ante estas manifestaciones de alerta tan brutales de la naturaleza.

La conciencia ecológica no es un tema de moda ni cosa de »hipsters y millenials».

No señores. Hoy más que nunca el planeta está defendiéndose de nuestro mal trato y abuso, y las consecuencias realmente podrían ser fatales…y tal vez a un plazo muy corto.

¿Qué haces tú cada día desde tu pequeño mundo para agradecer y cuidar todo lo que la naturaleza te brinda a diario?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here